THX 1138: el futuro llegó hace rato

El Estado te bendice. Las masas te bendicen. Eres obra de la divinidad creada a imagen del hombre. Por las masas, para las masas. Demos gracias por tener comercio. Compra más, compra más ahora. Compra y sé feliz…

(THX 1138)

Para buena parte del público George Lucas es el creador de una de las grandes historias de la cinematografía, que a cada segundo no para de cosechar fanáticos alrededor del planeta, y estrenar nuevas sagas. Hablamos de Star Wars, ópera espacial, maravilloso relato, y éxito comercial rotundo. Sin embargo, son muchos menos quienes conocen al Lucas de THX 1138, película dirigida y guionada por él en 1971.
El film está basado en su cortometraje universitario Electronic Labyrinth THX 1138 4EB, en el cual George Lucas anticipaba (cuaL profeta) un futuro poco alentador…
Con claras reminiscencias a Un Mundo Feliz, los sujetos son drogados y anestesiados para suprimir el deseo sexual y alimentar la sumisión, de tal forma que mejoren la productividad. ¿Y cuál es la industria principal de este mundo alienante? La fabricación de policías cibernéticos que son los encargados de instaurar el orden y obstruir los “desvíos” sociales. De hecho no son pocos los que creen que los nombres de los tres personajes principales (THX, SEN y LUH) son homónimos de sexo, pecado y amor (sex; sin; love).

COMPRA Y SÉ FELIZ
Esa oda al consumismo es una de las tantas frases que se escucha de fondo por quien controla la población, una deidad, un ente superior: en esta sociedad no existe estado, este sujeto omnisciente es la religión, personificada por Om (una pintura de la cara de Jesús). Acá aparece la figura orwelliana del Gran Hermano en 1984.
En este mundo agobiante, los humanos son identificados con códigos alfanuméricos en lugar de nombres. Buena parte de la acción transcurre en un fondo blanco inalterable. Los overoles blancos y las cabezas rapadas de todos y todas, sin distinción, crean una suerte de ejército de reserva donde el denominador común es la pérdida de identidad y la repetición.

La clave de esta sociedad es que todo aquello que genere placer y goce debe ser impedido y por ende calificado de inmoral, inclusive el amor.  De hecho, el nudo de la historia podría encontrarse en el momento en que el protagonista, THX, es seducido por su compañera de cuarto, LUH. Ella le retira la medicación para permitirle sentir y enamorarse de ella. Mantienen relaciones sexuales (obviamente prohibidas) y son condenados a prisión por separado, justo luego de descubrirse que ambos han concebido un hijo. El encuentro entre THX y LUH es el puntapié de la búsqueda, por momentos desesperada, de poder vivir y sentir las pasiones, los sentimientos más enaltecedores, y escapar del encierro.
THX 1138, del gran George Lucas, es el relato de un viaje en busca de la libertad. Retrato de un lugar distópico, es cierto, pero de peligrosa vigencia.