Teatro: Pollo, El Último Parripollo Del País

¿Volvieron los 90’s? El pasado domingo se reestrenó una obra de teatro que, si no nos da una respuesta definitiva, al menos implica un acercamiento y un diálogo con un espacio y tiempo que a todos nos resulta dolorosamente familiar. “Pollo: el último parripollo” se podrá disfrutar todos los domingos a partir de las 20.30 horas, en el ameno Espacio Cutural Urbano, en Acevedo 460, en el barrio porteño de Villa Crespo.

“Pollo” actúa como una crítica mordaz a los trágicos 90´s, con un tono tragicómico que vuelve gracioso a aquello que sentimos tan latente. Cuenta la vida de una familia dueña del último parripollo del país a fines de 1990. Cuatro actores encarnan múltiples personajes que recrean situaciones de aquellos años demasiado familiares para el público.

Corre el año 1997, y en el salón desierto del último parripollo del país se cocina a fuego lento el destino de una familia. Estamos situados en el kilómetro 42,5 de la conurbana Ruta 8. La noche y la presencia de la muerte forman un gran silencio de provincia: “El liberalismo económico, el conurbano pobre, los jueces amigos, la precarización laboral, la apertura de importaciones, la deuda externa, las privatizaciones, los medios cómplices, Fútbol de Primera, la represión, la carpa docente, el ticket lunch, los Midachi…”. Todo lo que ya vivimos, lo volvemos a sentir en Pollo.

Con tintes de musical, finales de escena coreografiados y una dramaturgia que replica, con ritmo vertiginoso, el frenesí de estar dentro de una cocina, Pollo es un espectáculo teatral posmoderno donde los actores cocinan (antes de terminar ellos mismos cocinados por la realidad) sobre el escenario.

La obra dura aproximadamente 90 minutos y los precios son populares. Pollo cuenta con dramaturgia y dirección a cargo de Guido Villaclara. Actúan Cristian Cimminelli, Mirta Israel, Lucila Casali y León Perazzone. La escenografía corre por cuenta de Roberto Cardini; iluminación de Agustín Fassolari; visuales de Felipe Castro y artística de Mariano Sanllorenti.