IT: tu también flotarás

La espera desespera pero finalmente hay recompensa. IT, primera versión cinematográfica de la célebre obra homónima del maestro del terror Stephen King, llegó a las salas nacionales el jueves 21 de septiembre, y no precisamente para regalar flores.
En muy resumidas cuentas, el film se sumerge en los extraños sucesos ocurridos en el pueblo de Derry: las tragedias y las desapariciones, especialmente de niños, que se repiten cada 27 años. La excelente caracterización del payaso Pennywise está a cargo del actor sueco Bill Skarsgård,  quien se pone en la piel del ente (It en su traducción al español es Eso, algo indefinido, ni siquiera es “real” puesto que nadie lo ve salvo los niños del pueblo en sus ensoñaciones). Pennywise es la representación de las peores pesadillas de cada uno de ellos, y esa es su puerta de entrada para luego corporizarse en el diabólico payaso.

Se trata de la primer parte de la obra de King, centrada en la niñez del “club de perdedores”. El film va a tener su segunda parte, proyectada para dentro de dos años. Este primer acto es una excelente adaptación del libro. Se presenta más fiel al original que la miniserie de los 90 adaptada a la televisión. De hecho hay mucho contenido que en aquella no estaba presente o no se veía lo suficientemente reflejado: el payaso es aún más siniestro y tiene más texto, las pesadillas de cada niño toman un rol preponderante.
Todo va a iniciar con una de las más célebres escenas del cine de terror, aquella en la cual el joven Bill arma y regala un barquito de papel a su pequeño hermano Georgie, quien a pesar de la lluvia se calza el inconfundible impermeable amarillo y sale a jugar, desconociendo que este barquito va a terminar cayendo a la alcantarilla. Ese será el principio del fin para el pobre Georgie. Desaparecerá en manos del temible Pennywise,  y será el puntapié de la historia: Bill y la búsqueda desesperada de su hermano, a quien jamás dará por muerto.

Un aspecto destacable es la profundización en la historia de los chicos que forman el “club de perdedores”. Cada uno de ellos lleva en sus cortas espaldas experiencias angustiantes de abuso intrafamiliar, explotación laboral, sobreprotección, obesidad, etc. Las actuaciones de cada uno de estos preadolescentes son muy buenas y creíbles, el vínculo y la pertenencia están todo el tiempo en juego, de hecho el propio director reconoció que todos ellos se conocieron y convivieron previo al rodaje.
La película está ambientada en los 80s y la estética recuerda a las películas de esa época, algo que el propio director también reconoce en rueda de prensa: influencias principalmente como la de la película Cuenta Conmigo de 1986.
El director al que hacemos referencia es el argentino Andy Muschietti, seguramente un valor agregado para la sorprendente asistencia: el film convocó más de 150000 personas en un solo día, el doble de lo obtenido por El conjuro 2.  Es además el mejor arranque histórico de septiembre en Estados Unidos, y está a punto de superar en recaudación a El Exorcista.
Su duración, no habitual para el género de terror (135 minutos), tiene una fluidez tal que logra que el tiempo vuele (o flote…).
It es sin duda el estreno de cine de terror del año, y una propuesta que va a entretener y llenar tanto a fans del género como a quienes no son sus habituales consumidores.