Imperdibles del Teatro Porteño

La oferta de teatro en Buenos Aires es enorme y variada, de diversos géneros, precios y para todos los gustos. Sin embargo, lo que hace completa la maquinaria teatral es el público. Sin la presencia de los espectadores, las obras tienen una permanencia limitada. En esta oportunidad, te acercamos tres hermosas obras, que perduran en cartel gracias a la respuesta de la gente. ¡No te las pierdas!

Mi hijo sólo camina un poco más lento

 

Comenzó como una muestra inconclusa y exhibiéndose en horarios poco comerciales, pero la afluencia incesante de concurrentes la catapultó al éxito. Se centra en la historia de una familia y las cuestiones que se suscitan en torno a un pariente discapacitado. “Mi hijo sólo camina un poco más lento”, escrita por el croata Ivor Martinic, recrea el conflicto de la obra primigenia “El Zoo de cristal” de Tennessee Williams, en la que Amanda Wingfield se obsesiona con su hija Laura y no puede admitir que es tullida. En este caso, el conflicto nuclear también está en el vínculo madre-hijo y la imposibilidad de ella de aceptar que el joven tiene una seria enfermedad que le impide caminar.

En la Sala Estudio Apacheta, Pasco 623, Ciudad de Buenos Aires. Los sábados y domingos 11.30 y 14 horas.

 

Nadie quiere ser nadie

 

Escrita y dirigida por Mariela Asensio la obra expone, de manera tragicómica, los conflictos que atraviesan a la clase media argentina. Reflexiona acerca de las distancias que hay entre los sueños y aspiraciones y cómo estos en muchas ocasiones distan de la realidad. Un matrimonio con una hija que vive en un country, una actriz frustrada, un extranjero  que escapó de su país y de su familia, una empleada doméstica, una psicóloga y un guardia de seguridad componen los personajes de la obra, todos exponentes de este amplio y variado estrato medio argentino.

En El Extranjero, Valentín Gómez 3378, Ciudad de Buenos Aires. Los sábados a las 21 horas.

 

Terrenal

Obra del célebre dramaturgo Mauricio Kartun, basada en el mito de Caín y Abel narrado por Flavio Josefo, un historiador judío del siglo I DC. Narrada con códigos argentinos y en verso campero, nos habla sobre el capitalismo, la posesión de la tierra, la lucha y la ambición de los hombres. Da cuenta de una condición fundacional en la relación del hombre con la propiedad privada. En un pequeño terrenal, sus habitantes creen disponer de todo pero no son dueños de nada.

En el Teatro del Pueblo, Av. Roque Sáenz Peña 943, Ciudad de Buenos Aires. Los jueves y domingos a las 20 horas y los viernes y sábados a las 21.