Había una vez un circo

Ya está todo dispuesto en la sala, luz tenue y bruma artificial, cuando la voz estremecedora del oscuro presentador arremete:  “Llegó el tiempo de las almas en pena… De los viejos fantasmas… ¡Llega el Circo del Horror!”

El jueves 31 de agosto a las 21 hs. en la Gran Sala del Konex (Sarmiento 3131, Capital Federal), se presentó el Circo del Horror, primer espectáculo en combinar destrezas corporales y horror en Argentina. Fundado en 2013, a partir de allí no ha parado de crecer. A sus habituales giras por ciudades como Rosario, Mar del Plata y Córdoba, se suman las presentaciones cada vez más multitudinarias en Capital Federal.
El público es variado: personas de todas las edades, familias, simples curiosos, familiarizados con el género, y verdaderos fanáticos. Incluso hay jóvenes con las caras pintadas y/o disfrazados para la ocasión.

“Bienvenidos a nuestro jardín de los suplicios, en donde se conjugan el placer y el dolor”. Nuevamente en la voz del presentador conoceremos la leyenda: el circo itinerante se encontraba en una de sus habituales presentaciones, cuando un espectador, perfecto desconocido, incendió la carpa. El saldo fueron estos cuerpos mutilados, estos muertos vivos, estas supuestas “fallas” del sistema…

Para agregarle dramatismo a la cuestión (y más de uno agradecerá el aviso), el show se inicia antes de que se suba el telón: a medida que los espectadores se van acomodando en sus butacas, la iluminación comienza a menguar: primero se oirán gritos, aullidos, y luego los mismos “monstruos” que en minutos saldrán a escena, ya lookeados, pasearán y saltarán entre butaca y butaca, para delicia de algunos y pánico de otros.

Contorsiones, fuerza capilar, cama de clavos, perforaciones, lanzadores de cuchillos y hachas, trucos con fuego, suspensión corporal, trapecios…todo ello se puede ver (y sufrir) encarnado en personajes como “El Capitán Suicida”, “Lucifer Liricus”, “Vlad, el Mago del Rock”, “Payaso Mate”, “La Dama de los Cabellos de Acero”. Acompaña durante casi todo el espectáculo una banda de heavy metal sonando en vivo.

“El Carnaval de los Fenómenos”: así se promociona el circo en cada presentación. Haciendo un poco de historia, en sus orígenes el Carnaval era reconocido como una “festividad del diablo”. En su obra La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento, la hipótesis de Bajtin es que en el carnaval hay presentes rasgos del juego y el teatro. La risa colectiva no distingue entre burlador y burlado, lo que sucede por ejemplo cuando sale a escena el grotesco Payaso Mate y el público ríe a carcajadas. El erotismo también se pone en juego en el ligero vestuario de las damas y los caballeros que participan de este frenético show.

La gran particularidad de este circo es que todos los números y trucos son absolutamente reales. La vida del artista que está en frente nuestro corre verdadero peligro, sobre todo en trucos de altura y en números como el de la suspensión desde los cabellos, o con los ganchos que atraviesan los cuerpos y las agujas del faquir.

En resumen, el Circo del Horror es una propuesta diferente y que puede interesar tanto a amantes del género como al público ajeno al mismo. Hay tensión pero también hay humor, para dosificar el clima. A estar atentos a las próximas fechas (https://www.facebook.com/circodelhorrorargentina/). En tiempos turbulentos, no es poca cosa exorcizar maleficios y entregarse al goce, para seguir en la lucha cotidiana.