Bailando al ritmo del Swing

Es un viernes de enero y a las 21 horas comienza la fiesta. Al ingresar al salón, se puede ver el escenario con diez músicos tocando jazz en vivo. Mientras tanto, en el salón principal, más de veinte parejas bailando una danza que invita a la improvisación y el uso de la creatividad. Esta escena podría describir una noche en Nueva York, Estados Unidos, de 1930, pero es en la Argentina y es 2018. Es swing, un baile que cada vez tiene más adeptos en la Ciudad de Buenos Aires.

El swing nace como un estilo del jazz en 1920 en los Estados Unidos. Las bandas de la época se vieron influenciadas por tendencias europeas que erigían al “music hall” como una forma de espectáculo privilegiado, en donde se mezclaba música, baile y comedia. Las bandas de swing eran numerosas y podían llegar a tener hasta 20 intérpretes y tenían una variedad instrumental que incluía piano, contrabajo, batería, trompetas, trombones, saxofones, clarinetes, bajo, violín o guitarra. Al ritmo de esa música, se comenzaron a realizar distintas improvisaciones que le dio origen al baile denominado Lindy Hop, que es el estilo que se baila principalmente en Buenos Aires.

 

La ciudad tiene una gran variedad de opciones para quienes deciden acercarse a la danza: “Fue creciendo mucho en los últimos años, actualmente tenes lugares para ir a bailar casi todos los días de la semana, tanto fiestas, cómo prácticas, también clases y hasta bandas en vivo”, señala José Zaragaza, bailarín y uno de los directores de la escuela Baila Swing.

José relata cómo fue el inicio de esta danza en la Argentina: “El que empieza ahora no se imagina como fue en los principios, todo lo que nos costó armar esto. Lo difícil que era tratar de que la gente haga algo sin verlo. Imaginate que empezamos en tiempos sin youtube, no podíamos mostrarle a nadie lo que bailábamos”.

Los lugares para bailar son variados, los más emblemáticos son:

 

  • Swing City, ubicado en Scalabrini Ortíz 103. Es una escuela que abarca todos los bailes tradicionales del Swing y ofrece clases de lunes a sábados, divididas por niveles. Además, de miércoles a sábados, a partir de las 22 horas, hay espacios de práctica, bailes sociales y competencias.
  • Baila Swing, en Mario Bravo 960, entre Córdoba y Tucumán. Ofrece clases de lunes a sábados en distintos horarios y los días martes, a las 21 horas, práctica libre y gratuita.
  • Cultura Swing, Biggieri Bross: Dan clases en diferentes espacios y días, las clases son publicadas en facebook.com/CulturaSwingBiggeriBros.

 

Estas opciones son sólo algunas de la amplia variedad de espacios para bailar Lindy Hop en Buenos Aires. Una buena alternativa para quienes tienen ganas de realizar una actividad creativa, para los amantes de la danza y de la buena música, o simplemente, para aquellos que tienen ganas de vivir una experiencia diferente, ya que,  cómo dijo el reconocido músico norteamericano, Duke Ellington: “No significa nada, si no consigues swing”.